Los 3 tipos de token más importantes que debes conocer

token

Desde la aparición de las criptomonedas y el uso cada vez mayor de la tecnología blockchain, hay algunos conceptos que se han venido repitiendo con una frecuencia creciente, y sobre los que no siempre existe un conocimiento suficiente. En esta categoría podríamos encontrar los llamados “token”. En el artículo de hoy, nos centraremos en este concepto. Veremos qué son los token, qué tipos de token existen y mencionaremos algún ejemplo concreto de los Token No Fungibles (NFT).

Además, veremos qué relación tienen con las criptomonedas y cuáles son los tipos de token más aceptados. Hay que tener en cuenta que no todas las clasificaciones de tokens que existen son iguales. Nosotros nos centraremos en las categorías más aceptadas por la comunidad, que son las más populares.

¿Qué son los token?

Los tokens (“fichas” en inglés) se definen como unidades de valor similares a las monedas pero emitidos por una entidad privada. Al estar emitidos de forma privada, carecen de valor legal fuera de un entorno controlado. Se utilizan como representaciones (ya sean físicas o digitales) de valor de otros activos. Por ejemplo, las fichas de un casino, cuyo valor solo se entiende como moneda de cambio en dicho casino.

De la misma forma, en un entorno blockchain, los token son representaciones de valor que solo tienen sentido dentro de ese entorno. Los token digitales, además, pueden tener propiedades distintas según el tipo que se trate. Los token no fungibles (NFT) por ejemplo, son únicos y, por lo tanto, no intercambiables entre ellos. Su principal utilidad es servir como coleccionable o replicar objetos únicos del mundo real.

Por otro lado, los token fungibles sí son intercambiables, y su valor depende del uso que se les de. De hecho, los token se pueden utilizar como moneda de cambio (bitcoin), para otorgar derechos a los usuarios, o como instrumento de inversión. La clasificación que veremos más adelante propone una división precisamente de este tipo de token.

¿En qué se diferencian los token de las criptomonedas?

En el contexto actual de las redes blockchain, los token son definidos como representaciones de activos dentro de una red determinada. Por ejemplo, bitcoin (BTC) es el token de la red de BitCoin, mientras que el Ether (ETH) es el token de Ethereum. De esta forma, podemos ver que los tokens ya existían mucho de la aparición de las criptomonedas. Con la irrupción de la tecnología blockchain este concepto ha adquirido un nuevo significado.

Sin embargo, si los tokens son representaciones de valor, y además funcionan dentro de las redes blockchain, ¿en qué se diferencian de las criptomonedas? Las criptomonedas están diseñadas exclusivamente como medio de intercambio, y se alojan en su propia blockchain. Otros tipos de token pueden ser representaciones de activos físicos que simplemente se alojan en redes de terceros. Este sería el ejemplo de la red de Ethereum, utilizada ampliamente para desplegar casi cualquier tipo de token. Por ello, las criptomonedas son también conocidas como “coins” o monedas digitales. El término “token” se utiliza, sin embargo, para aquellos activos digitales desplegados en una red ajena (como Cryptokitties, por ejemplo).

Ahora que ya conocemos lo que son los tokens, podemos ver que su significado cambia dependiendo de su origen. Hay algunos que son considerados nativos, es decir, creados directamente en un entorno digital. Estos no tienen una equivalencia en el mundo físico (aquí encontraríamos las criptomonedas). En el concepto más clásico, los token son desplegados para representar un objeto real, como puede ser una casa, un cuadro o cualquier otro objeto. Esta idea de transformar un objeto real en un activo digital es lo que actualmente se conoce como “tokenizar”.

Caso de uso de NFT

Al representar un objeto mediante un token permitimos su intercambio de forma fácil, rápida y segura. Pongamos como ejemplo el intercambio de un cuadro. Si yo poseo un cuadro único que está en un almacén, y quiero venderlo, tengo dos opciones: puedo venderlo físicamente y obtener el dinero correspondiente, con los gastos de transporte, almacenamiento, etc., correspondientes.

NFT

Sin embargo, si tokenizo ese cuadro (es decir, si describo todas sus características en un pequeño programa y despliego ese programa en una blockchain), entonces, el proceso de venta es mucho más sencillo. De esta forma, puedo vender el cuadro obteniendo los fondos por la representación digital del cuadro de forma casi instantánea. Así, el proceso es mucho más rápido, no es necesario el transporte del cuadro, y además nuestra transacción es pública en una blockchain.

Con este ejemplo vemos qué tipos de casos de uso nos podemos encontrar. Sin embargo, en este mismo ejemplo, hemos visto dos intercambios: por un lado, el de los fondos con los que el comprador paga el cuadro (pongamos, por ejemplo, que el pago se realiza en Ether). Estos fondos son tokens fungibles, es decir, cada unidad de Ether es igual al resto, y son intercambiables entre ellas.

Por otro lado, se ha intercambiado el token del cuadro. Este token debe ser único, ya que el cuadro es único, y ni siquiera una réplica tendría el mismo valor. Es por eso que, de la misma forma que el cuadro no es un activo fungible, su representación digital tampoco puede serlo. Aquí donde nacen los Token No Fungibles (NFT por sus siglas en inglés).

Tipos de token

Hasta aquí hemos podido diferenciar los elementos claves de los tokens. Por un lado, dependiendo de su origen, pueden ser nativamente digitales (criptomonedas), o representaciones digitales de objetos físicos. Por otro lado, dependiendo a su naturaleza, pueden ser fungibles o no fungibles. Esta característica condiciona enormemente los casos de uso. Dentro de los tokens fungibles podemos encontrar hasta 3 tipos distintos atendiendo a la utilidad de dichos tokens:

  1. Utility Token – Token de utilidad
  2. Security Token – Token como activo financiero
  3. Equity Token – Token como acción bursátil
tipos de token

Utility token

Empezaremos explicando los “Utility Token”. Este tipo de token se caracteriza por tener un uso concreto dentro de la red en la que se desarrolla. No está pensado para servir como inversión, sino que trata de ser el medio de acceso a un producto o servicio ofrecido a través de la red DLT. Sin embargo, son intercambiables y su valor puede oscilar con el tiempo. Aunque no sea su finalidad principal, es posible que experimenten cambios de precio (positivos y/o negativos) que beneficien al inversor.

Estos token son creados a través de una Initial Token Offering (muy similar a las ICO que explicamos recientemente). El proceso consiste en la oferta de una cantidad limitada de token que, por un lado, servirán para financiar el proyecto, y por otro, permitirán a los compradores del token el acceso a los servicios ofrecidos por dicho proyecto. Un buen ejemplo de este tipo de token podría ser Filecoin. Esta compañía ofrece almacenamiento en la nube y, tras su ICO, recaudó 257 millones de dólares. Esta financiación ha permitido a los compradores acceder a su plataforma descentralizada.

utility token

Security token

En segundo lugar tendríamos aquellos token identificados como activos o valores financieros, también llamados “Security Token”. Este tipo de token se caracteriza por ser comercializable en mercados públicos y por tener una cierta expectativa de rentabilidad. Los activos financieros de este tipo suelen estar fuertemente regulados por las instituciones correspondientes para proteger a los inversores ante posibles fraudes. Es por eso que cuando se emite un activo de este tipo, la documentación que se tiene que presentar es más exigente que en otros casos, para proteger de los riesgos de la inversión al público general.

La Security Exchange Comission (equivalente a la CNMV en España), cataloga cualquier activo como “security” si pasa el llamado “Howey Test”. Este test básicamente determina la finalidad última de un contrato en función de cuatro puntos:

  • Se produce una inversión económica
  • Hay una pretensión del inversor de obtener un rendimiento económico
  • La inversión se realiza en una empresa
  • El rendimiento proviene del trabajo de un tercero distinto al inversor
howey test

De esta forma, se puede distinguir fácilmente si un token ha sido comprado para acceder a un servicio (sería clasificado como “Utility Token”) o si, por el contrario, la finalidad es la de obtener una rentabilidad económica futura (se considerará como un “Security Token” y tendrá que cumplir con la regulación correspondiente). Los “Security Token” son creados mediante una STO (“Security Token Offering”), el equivalente a una ICO para un valor financiero.

security token

Equity token

En último lugar tendríamos los llamados “Equity Token”. Este tipo de token, con características comunes a los “Security Token”, se diferencia de estos porque, aunque también puede existir una expectativa de revalorización, los “Equity Token” representan la propiedad de una fracción de la compañía. Básicamente, estos token son la representación digital de las acciones de una empresa. Así, el inversor tiene los mismos derechos políticos que un accionista tradicional (derechos de voto, cobro de dividendos, etc.).

Adicionalmente, las acciones son productos de inversión, por lo que podríamos incluir los “Equity Token” como un subgrupo de los Security Token. La diferencia es que no solo importa el carácter especulativo del activo, sino también los derechos políticos que conlleva. Las acciones de cualquier compañía, en el momento de ser tokenizadas, pasarían a considerarse “Equity Token”. Tendrían las mismas características de una acción tradicional, pero con la ventaja de estar representadas en un entorno digital.

equity token

Conclusión

Con lo explicado hasta ahora tenemos cubiertas las tres grandes categorías que se manejan actualmente. Existen algunas categorías adicionales en función del activo representado, etc., pero no cuentan con tanta aceptación. Es de esperar que, conforme la regulación se adapte, las tipologías de token sean más amplias y estándar. Esto ayudará no solo a su entendimiento, sino también a su desarrollo, por estar mejor definidas las obligaciones, derechos, ventajas y riesgos que supone una clase frente a otra.

En este sentido, Ethereum es la red más popular gracias a los estándar ERC-20, ERC-721 y ERC-1155. Estos no son más que programas estándar con una serie de propiedades predefinidas para crear tokens. Estos estándar facilitan enormemente el desarrollo de cualquier clase de token, integrándolo en la red de Ethereum. Además, son muy sencillos de implementar, y se usan para la gran mayoría de tokens y aplicaciones descentralizadas que existen.

En resumen, los tokens son representaciones de valor que, si bien han existido desde hace muchísimo tiempo, han adquirido mayor valor con la tecnología blockchain. Su existencia puede agilizar y abaratar muchos procesos que actualmente son demasiado “analógicos”. Para ello, sin embargo, es necesario el reconocimiento de su valor no solo dentro de la red, sino por el conjunto de la sociedad.

Related articles

bitcoin, ether, ripple

¿Éxito o fracaso? Analizamos las criptomonedas tras 14 años

Introducción A finales de 2008 fue publicado el whitepaper con el que se daba a conocer Bitcoin, considerada la primera criptomoneda. Fue anunciada como la nueva “moneda del pueblo”, por la ausencia de una autoridad central. El objetivo era realizar transacciones de forma rápida, fácil y barata gracias a la tecnología blockchain. A día de […]

Learn More
DAOs

Descubrimos todo sobre las DAO y su prometedor futuro

Una de las aplicaciones más novedosas de la tecnología blockchain son las Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAO en inglés). Estas organizaciones son algo así como comunidades regidas por Contratos Inteligentes. En estos contratos se definen todas las condiciones para que la organización pueda funcionar de manera independiente. Esto implica que estas organizaciones no necesitan de una […]

Learn More
dora

¿Qué es DORA? Seguridad digital en la Unión Europea

En un entorno socio económico en el que la digitalización es cada vez más importante, los riesgos de seguridad que enfrentan las entidades financieras son muy distintos de los de hace unos años. En este sentido, la aparación de nuevas infraestructuras tecnológicas atrae nuevos tipos de peligros, como los ciberataques. Por ello, las empresas dedican […]

Learn More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.