¿Cómo funcionan las ICO en la financiación de criptomonedas?

En los últimos años se ha convertido en algo habitual en el ecosistema blockchain la financiación a través de las ICO (Initial Coin Offering), aunque no todos los inversores tienen claro lo que son o para lo que sirven. Las ICO se podrían traducir como “Oferta Inicial de Moneda”, y son similares a las salidas a bolsa. La principal diferencia es que lo que se está financiando no es una empresa, sino un proyecto basado en blockchain (normalmente una criptomoneda). En el artículo de hoy veremos no sólo qué son, sino los riesgos y oportunidades que presentan y cómo funcionan.

Las ICO frente a las salidas a Bolsa

Como comentábamos anteriormente, una ICO es como una salida a bolsa de una empresa que busca financiación. Sin embargo, lo que buscan financiar las ICO es un proyecto de criptomoneda de nueva creación. De esta forma, se cubren los costes inciales del proyecto, esto es, el diseño de la criptomoneda y la implementación de su software. Los desarrolladores realizan una emisión inicial a puerta cerrada y ofrecen la nueva moneda virtual a cambio de otras monedas que ya circulan, y que además son intercambiables por dinero real. Por tanto una ICO es ofrecer a unos inversores iniciales las nuevas monedas a cambio de dinero.

En una salida a bolsa tradicional, una compañía vende una parte de sus acciones al público general. De esta forma, obtiene financiación a cambio de ceder una parte del control de la empresa. De hecho, los accionistas tienen poder de voto y decisión en las juntas. Por tanto, los inversores no solo obtienen potencial rentabilidad, sino también poder de decisión sobre el futuro de la compañía. Esta operación se denomina OPS (Oferta Pública de Suscripción) o OPV (Oferta Pública de Venta) dependiendo de los detalles descritos en el folleto explicativo de la salida a bolsa.

ICO

En el caso de una ICO, dicho folleto se denomina “White paper”, y en él se detallan todas las características de la operación. Incluye, por lo tanto, información sobre a quién va dirigida, cuántos “token” se emiten, cuál es el objetivo del proyecto, etc. Dado que los proyectos basados en blockchain suelen ser bastante disruptivos (es una tecnología con muy pocos años de experiencia), las ICO se han convertido en una forma bastante habitual de financiación en este entorno. Esto también ocurre debido a la dificultad de acudir a financiación bancaria o mediante emisiones de deuda.

¿Qué financian las ICO?

Podemos encontrar ICO dirigidas a dos tipos de proyectos: por un lado, estarían aquellas destinadas a financiar una nueva criptomoneda. En estos casos, se vende una parte de la emisión, y el resto de monedas se crean mediante procesos de minería y staking. Esto se ha dado a menudo, y algunas criptomonedas muy conocidas han acudido a ICO para financiarse en sus orígenes. Ethereum, por ejemplo, recaudó 17 millones de dólares en su ICO.

El otro objetivo de las ICO es el de financiar proyectos basados en blockchain. Aunque blockchain es la tecnología subyacente de casi todas las criptomonedas, su utilidad va mucho más allá. En realidad, existen múltiples casos de uso en los que esta tecnología puede ser aplicada. Desde múltiples servicios financieros hasta la gestión de derechos de autor, o incluso la gestión de identidades. No en vano, ha nacido toda una industria de servicios financieros descentralizados (llamada DeFi) que aspira a transformar el modo en que funciona el sector actualmente.

Al final, las ICO se pueden entender como una forma de financiación colectiva. Los inversores deciden apostar por el futuro de un proyecto con la expectativa de una revalorización de su inversión. A diferencia de las salidas a bolsa, no compramos una parte de la compañía ni obtenemos derecho de voto.

Sin embargo, han sido muchos los casos en los que las ICO han acabado fracasando o convirtiéndose en estafas a nivel global. Esto ocurre porque es una forma de financiación sobre la que existe muy poca regulación, y ésta no es homogénea. La principal consecuencia es que resulta muy sencillo realizar una ICO fraudulenta, y los inversores quedan totalmente desprotegidos. Sin embargo, sí resultan una buena alternativa para apoyar ideas innovadoras en el sector.

Elementos de decisión en una ICO

Ahora que ya sabemos lo que son las ICO y cómo funcionan, debemos conocer cuáles son los elementos básicos. Estos elementos no son garantía de una inversión exitosa, pero sí pueden ayudar a diferenciar fraudes de proyectos reales.

  • White paper – como en una salida a bolsa tradicional, el folleto es un elemento indispensable. En él deben detallarse todas las características de la emisión, con los riesgos, plazos, cantidades, y detalles técnicos. De hecho, este debería ser el documento en el que apoyarnos a la hora de decidir una posible inversión.
  • Equipo de desarrolladores – tan importante como el proyecto en sí es el equipo que lo desarrolla. Si son personas con experiencia acreditada y conocidas en el sector, será mucho menos probable la posibilidad de un fraude.
  • Prototipo – cuando estamos estudiando un proyecto blockchain para invertir en él, puede resultar útil contar con un prototipo del mismo. De esta forma, podemos anticipar cuál podría ser el resultado del proyecto si este finalmente sale adelante.
  • Página web – en la web del proyecto podemos comprobar aspectos como la transparencia del mismo. Cuanta mayor información esté disponible, más garantías tendremos de que se trata de un proyecto serio.
  • Smart Contract – el origen técnico del proyecto. Si el Smart Contract está disponible para el público, podremos comprobar que es técnicamente seguro y que no hay riesgo de que roben nuestra inversión.

Además de los elementos mencionados anteriormente, hay que valorar otros aspectos ajenos al proyecto en sí. La publicidad que se le haya dado, así como su reputación en comunidades de la industria financiera, pueden ser un buen indicador de qué tipo de proyecto tenemos delante. Por último, acudir a un asesoramiento financiero de confianza puede facilitarnos el evitar ser víctimas de un fraude.

Ventajas y desventajas

Ya hemos mencionado que una de las principales ventajas de una ICO es la aparición de fuentes de financiación alternativas. La excesiva dependencia del sistema bancario supone en múltiples ocasiones una barrera de entrada para proyectos innovadores. Sin embargo, la aparición de las ICO elimina este obstáculo. Además, se evitan los intermediarios, lo que abarata y agiliza todo el proceso de financiación. Por último, permite el acceso a inversores individuales sin la necesidad de invertir grandes sumas de dinero. En este sentido, se trata de una forma de inversión más accesible.

Por otro lado, existen varios motivos por los que muchos inversores aún desconfían de este tipo de inversión. En primer lugar, existe, como en cualquier inversión, un riesgo de mercado. Esto implica que si el proyecto no sale bien, el valor de la inversión se reduzca y perdamos el dinero invertido. Existe además un riesgo inherente a la tecnología blockchain, que es el asociado a la seguridad del proyecto. Si el código del proyecto no es técnicamente seguro, alguien podría acceder a los fondos recaudados. De esta forma, los inversores podrían perder el dinero y el proyecto la financiación.

Por último, existe un riesgo regulatorio. Este tipo de operaciones no están actualmente reguladas, por lo que quedan fuera del sistema financiero convencional. Algunos países como China incluso las han prohibido. Esto no solo puede implicar una posible evasión de impuestos, sino que podría suponer que la ICO fuese utilizada para actividades delictivas. De la misma forma, la ICO podría utilizarse para recaudar dinero de los inversores y luego cancelar el proyecto. En este caso, los propietarios se quedarían con el dinero recaudado de forma fraudulenta y los inversores no podrían reclamar. Por todo ello, debemos conocer en detalle las características del proyecto en el que vamos a invertir.

Éxitos y fracasos

Se han dado algunos casos de ICO en los que no existía el proyecto que se anunciaba, sino que se trataba de un reclamo para recaudar dinero. En estos casos, los inversores pierden su inversión y no tienen a quién reclamar. De hecho, de las 902 ICO que se registraron en 2017, más del 46% fracasaron en la recaudación o desaparecieron. Esto nos da una idea de la probabilidad de éxito en este tipo de inversiones.

Adicionalmente, y como consecuencia de producirse en un entorno 100% digital, todos los proyectos blockchain (y las ICO también por extensión), están sujetos a una gran dependencia en la calidad del código de sus desarrolladores. Esto implica que, si el código tiene algún error y alguien se da cuenta, puede intentar explotarlo para su propio beneficio. Esto fue lo que ocurrió con “The DAO”, en el que un usuario anónimo descubrió una falla en la codificación del proyecto y consiguió extraer el equivalente a 50 millones de dólares pertenecientes a más de 11.000 inversores. Aún no han conseguido averiguar su identidad ni recuperar la cantidad robada.

DAO hack

Sin embargo, también se han dado mútiples casos de ICO que han sido todo un éxito. En estos casos, tanto los promotores del proyecto como los inversores se han beneficiado de la revalorización del proyecto. Si tenemos en cuenta el dinero recaudado y la valoración de los tokens por parte del mercado, podemos establecer la rentabilidad del proyecto para los inversores. De cara a los proyectos, cuanto mayor sea la recaudación inicial, más financiación obtendrán para cumplir los objetivos marcados.

Futuro de las ICO

Por todo lo anterior, las ICO se presentan como una nueva alternativa de financiación que puede resultar muy interesante para proyectos basados en la tecnología blockchain. Sin embargo, de cara a los posibles inversores, es muy importante analizar con detenimiento todos los elementos. Los detalles del proyecto, el equipo de desarrolladores y todas las características de la emisión son imprescindibles para tomar una buena decisión. Hay que recordar que las ICO no solo cuentan con el riesgo de mercado, sino que además hay un porcentaje muy elevado de fraudes o proyectos fallidos. Además, en este momento, la regulación no garantiza el nivel de protección adecuado para los inversores.

Una de las causas de la falta de regulación es que las ICO son aún un fenómeno reciente. Los riesgos todavía suponen un claro desincentivo para los inversores, y eso frena su crecimiento. Sin embargo, ya existen suficientes casos de éxito para valorar la importancia de esta fuente de financiación. Conforme la regulación avance, es previsible que la financiación de este tipo aumente y se minimicen los fraudes. En cualquier caso, será igualmente importante que los inversores analicen cada detalle de la emisión, no tanto para garantizar el éxito, sino para evitar una posible estafa.

Related articles

security

6 sectores más afectados por la llegada de las criptomonedas

Desde la aparición de las criptomonedas en el mundo financiero, los inversores minoristas han buscado formas de invertir en ellas. Lo más sencillo es invertir directamente a través de alguna de las plataformas de intercambio, pero no es la única manera. De hecho, se pueden aprovechar algunas de las formas clásicas de inversión para participar […]

Learn More
inflation rate

Guía de ahorro: ¿sirven las criptomonedas como depósito de valor?

Desde su aparición en 2008, se ha hablado de las criptomonedas en general y de Bitcoin en particular como auténticos depósitos de valor. Esta función, sin embargo, había sido atribuida exclusivamente al dinero fiat, tanto por las empresas como por particulares. En esta guía de ahorro, veremos qué significa ser «depósito de valor», y en […]

Learn More

¿Cómo cambia el blanqueo de dinero con las criptomonedas?

Desde la aparición de Bitcoin en 2008, se ha relacionado a las criptomonedas con el blanqueo de dinero. Esto ha generado una gran desconfianza por parte de muchos gobiernos, así como inseguridad entre los potenciales usuarios. Sin embargo, estas actividades ya existían mucho antes de la llegada de las criptomonedas. Por ello, es importante analizar […]

Learn More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.