¿Qué son los monederos y cómo protegen a las criptomonedas?

safe wallet

Cuando hablamos de monederos “tradicionales” nos referimos, simplemente, al objeto que utilizamos para guardar nuestro dinero, en formato de monedas, billetes o incluso tarjetas de débito/crédito. Sin embargo, no parece que tenga demasiado sentido hablar de monederos si nos referimos a criptomonedas, ya que una de sus principales rasgos es su carácter digital. Entonces, ¿qué es un monedero de criptomonedas o “wallet”?

Como acabamos de explicar, las criptomonedas no tienen un soporte físico, sino que se trata sencillamente de un saldo anotado en una cuenta. El acceso a dicha cuenta se realiza mediante un par de claves pública y privada que sólo el propietario conoce. Con esas claves, el usuario puede transferir el dinero a cualquier otra cuenta, ya sea para comprar bienes o servicios o para enviar remesas de dinero.

Dichas claves son realmente lo que el propietario debe proteger, ya que es el único punto de acceso al saldo de criptomonedas. Sin dichas claves no es posible hacer ningún tipo de transferencia o pago con ellas, lo que equivale, de facto, a que desaparezcan del sistema. El monedero será, por lo tanto, el dispositivo físico o virtual que nos permita almacenar dichas claves y acceder a ellas cuando necesitemos hacer algún tipo de movimiento.

sectors most affected

Seguridad en las criptomonedas

Una vez que hemos definido el monedero, toca hablar de seguridad. Ya mencionamos este problema cuando explicamos el funcionamiento de las redes DLT, y hablábamos de dos tipos distintos de seguridad. Por un lado, está la seguridad propia de la red (que depende, entre otras cosas, de su algoritmo de consenso). Por otro, tenemos la seguridad de acceso al sistema, y es aquí donde entran en juego los monederos. Pero, ¿por qué es tan importante esta seguridad?

Recordemos que las criptomonedas presumen, en su mayoría, de funcionar bajo un sistema descentralizado. Esto implica que no existe ninguna institución o persona que maneje el acceso a la misma, más allá del propio usuario. Esto tiene sus ventajas (ausencia de intermediación, control absoluto de tu propio dinero, anonimato frente al resto de la red, etc.), pero también tiene sus inconvenientes.

Entre estos últimos destaca el hecho de que toda la responsabilidad sobre el acceso y control de los saldos recae sobre el propio usuario. De hecho, ocurre que, en caso de que haya problemas como pérdidas de contraseñas, no tendremos nadie a quien reclamar. Actualmente este problema afecta a un 20% de los bitcoins emitidos, que se encuentran en cuentas cuyas claves se han perdido. Esto implica que no se puede operar con ellas y ya no forman parte del dinero efectivo en circulación.

monederos

Por todo lo anterior, los monederos son un elemento indispensable a la hora de buscar la seguridad en las criptomonedas. Sin embargo, proteger el acceso a las cuentas no es la única de sus funciones.

Funciones de los monederos

Los monederos sirven para proteger el acceso a las cuentas de criptomonedas. Además, cada criptomoneda tiene su propia red, y esto puede dificultar la configuración de los monederos. Es por todo esto por lo que la función de los monederos ha ido creciendo en importancia en los últimos años. De hecho, se han desarrollado diversos sistemas de recuperación de contraseñas, interoperabilidad con distintas redes, etc. Veamos a continuación todas las posibles funciones que puede tener un monedero:

  1. Accesibilidad – la principal función de los monederos es la de proteger y permitir el acceso a nuestra cuenta de criptomonedas. El formato de dicho monedero condicionará el acceso a la misma. De hecho, las categorías de monederos se diferencian precisamente por este elemento. Dependiendo del monedero que elijamos, la accesibilidad al mismo será distinta.
  2. Sistemas de recuperación de contraseñas – palabras clave, preguntas personales, número de intentos determinado, etc. Estas son algunas de las distintas formas que tienen los monederos de añadir una capa adicional de seguridad a las claves y permitirnos recuperarlas en caso de olvido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuanto más seguro sea el monedero, más cuidado debe tener el usuario. Ha habido casos de usuarios que perdieron la clave del monedero, y este era tan seguro que los fondos resultaron inalcanzables.
  3. Múltiples divisas – hay monederos exclusivos para una única criptomoneda, mientras que otros tienen opción de almacenar múltiples divisas.
  4. Posibilidad de operar – los monederos pueden servir únicamente para guardar el acceso a nuestra cuenta, o pueden servir también para operar. Al tener guardadas las claves de nuestra cuenta, se pueden transferir o recibir saldos de otras cuentas y permitir en cualquier momento consultar el saldo actual. Esto se realiza mediante una firma digital, que es lo que la red utiliza para identificar al propietario de la cuenta.

Tipos de monederos que existen

Según lo visto hasta ahora, ya sabemos que los monederos son en apariencia sencillos, pero pueden cumplir diversas funciones. La complejidad de los monederos a la hora de cumplir estas funciones será el principal determinante de su precio y, sobre todo, de su seguridad. Con carácter general, podremos identificar dos grandes grupos de monederos en función de su accesibilidad.

Hot Wallet

Se denominan «hot wallet» (monederos calientes) aquellos que están 100% online. Este tipo de monederos son accesibles desde cualquier lugar con una conexión a Internet, y su principal ventaja es la comodidad. Estos tipos de monederos pueden, asímismo, dividirse en dos tipos:

  1. Wallets hospedados: se consideran monederos hospedados aquellos que pertenecen directamente a la plataforma o exchange en la que se compran las criptomonedas. Esta alternativa es bastante habitual, pero tiene el inconveniente de que no existe independencia real entre la plataforma y la custodia de los fondos. Esto implica que si la plataforma es hackeada, los fondos de los usuarios estarán totalmente expuestos. De hecho, ya se han producido múltiples robos de criptomonedas de esta forma.
  2. Wallets online: el otro tipo de monedero online. En este caso, la custodia de los fondos es totalmente independiente a la plataforma, lo que da mayor seguridad.

Los monederos online son, por lo general, más inseguros que los monederos físicos. Están expuestos a posibles hackeos, aunque dependiendo del proveedor del servicio, hay algunos más seguros que otros. Sin embargo, es el tipo de monedero más cómodo. Simplemente se necesita una conexión a Internet para acceder a tus fondos desde cualquier lado, y no hay ningún dispositivo físico que se pueda extraviar.

Cold Wallet

Por otro lado, están los cold wallet o monederos fríos, que son aquellos monederos basados en un dispositivo físico. En comparación con los monederos calientes, ganan en seguridad, pero pierden en comodidad. Como siempre, su elección depende del tipo de uso que vayamos a hacer de ellos. Al igual que ocurría con los «hot wallet», podemos encontrar dos tipos:

  1. Wallet físico: este tipo de monedero es parecido a un dispositivo USB. Cuenta con un sistema de seguridad que impide que las claves se registren en un ordenador, y se accede a él mediante un código PIN. Obviamente, el olvido de este código PIN supondría la pérdida de acceso a los fondos. Por eso, el alto nivel de seguridad de estos dispositivos puede llegar a volverse en contra del usuario si este no tiene cuidado. Se trata, por lo tanto, del wallet más seguro, aunque por ello también es el más caro.
  2. Paper wallet: Algo tan sencillo como un documento en el que aparecen nuestras claves con un código QR por si las queremos gestionar desde otro wallet. Este tipo de monedero está perfectamente protegido contra cualquier tipo de hackeo, pero precisamente por eso su uso está muy limitado.

Como se puede comprobar, los monederos físicos son los más seguros del mercado, aunque también los más caros. Sin embargo, eso no significa que el resto de tipos sean descartados. Esto dependerá totalmente del uso que se vaya a hacer del monedero y la finalidad del mismo.

¿Qué monedero es mejor?

Con todo lo anterior en mente, ya podemos decidir qué monedero se adapta mejor a nuestras necesidades. Las propias plataformas de negociación de criptomonedas suelen ofrecer un servicio gratuito de monedero. Si no queremos complicarnos la vida, puede ser una opción a valorar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el control de nuestro dinero pasaría a estar en manos de una entidad no regulada. Al no existir soporte físico, nos estaríamos exponiendo a ataques de hackers a dichas plataformas que nos harían perder toda nuestra inversión.

Si queremos, por lo tanto, evitar este último tipo de riesgos, tendremos que adquirir un monedero cuyo control tengamos nosotros, y sus características dependerán de nuestras necesidades. Evidentemente, la accesibilidad a los fondos será inversamente proporcional al nivel de seguridad obtenido. Por ello, un dispositivo físico tendrá más seguridad que uno alojado en la nube, pero el acceso a dichos fondos también será menor. Habrá que tener en cuenta, por lo tanto, las siguientes cuestiones:

  • Con cuántas criptomonedas queremos operar
  • Con qué frecuencia vamos a mover los fondos (operativas a corto, medio y largo plazo)
  • Cuánto dinero tendremos invertido en criptomonedas
  • Qué tipo de acceso queremos para nuestro wallet
  • Qué tipo de actividad vamos a realizar: Almacenamiento de criptomonedas o intercambio de las mismas

Una vez tengamos claras las respuestas a las cuestiones anteriores, nos será mucho más fácil saber qué modero nos conviene más.

Conclusión

Como conclusión, podemos decir que no hay ningún sistema infalible y que aún con el monedero más seguro seguimos asumiendo el riesgo de pérdida de claves. En función de nuestras características como inversores, deberemos elegir uno que se adapte a nosotros. Además, se pueden intentar mitigar los riesgos mediante el uso de varios monederos, chequeo periódico de las contraseñas, etc. De esta forma, podremos minimizar los riesgos y operar con criptomonedas de forma mucho más segura.

Related articles

¿Cómo cambia el blanqueo de dinero con las criptomonedas?

Desde la aparición de Bitcoin en 2008, se ha relacionado a las criptomonedas con el blanqueo de dinero. Esto ha generado una gran desconfianza por parte de muchos gobiernos, así como inseguridad entre los potenciales usuarios. Sin embargo, estas actividades ya existían mucho antes de la llegada de las criptomonedas. Por ello, es importante analizar […]

Learn More
inflation rate

Guía de ahorro: ¿sirven las criptomonedas como depósito de valor?

Desde su aparición en 2008, se ha hablado de las criptomonedas en general y de Bitcoin en particular como auténticos depósitos de valor. Esta función, sin embargo, había sido atribuida exclusivamente al dinero fiat, tanto por las empresas como por particulares. En esta guía de ahorro, veremos qué significa ser «depósito de valor», y en […]

Learn More
bitcoin, ether, ripple

¿Éxito o fracaso? Analizamos las criptomonedas tras 14 años

Introducción A finales de 2008 fue publicado el whitepaper con el que se daba a conocer Bitcoin, considerada la primera criptomoneda. Fue anunciada como la nueva “moneda del pueblo”, por la ausencia de una autoridad central. El objetivo era realizar transacciones de forma rápida, fácil y barata gracias a la tecnología blockchain. A día de […]

Learn More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.